agosto 04, 2009

“No se nace mujer, llega una a serlo”

Quizás sea la célebre frase de Simone de Beauvoir “No se nace mujer, llega una a serlo”, la que mejor visualiza la existencia de un proceso de aprendizaje sobre nuestra condición de género.

De hecho, aprendemos a lo largo de nuestras vidas a ser mujer, o a ser hombre, en el marco de la sociedad en la que vivimos; esto es, desarrollamos nuestra identidad de género, según sea nuestro sexo de referencia.
De esta forma nos convertimos en una especie de seres híbridos entre lo biológico -nacemos hembras o machos- y lo cultural, ya que desde la diferenciación biológica desarrollamos los conceptos de femenino y masculino que definen a mujeres y varones.

El Enfoque de Género o Perspectiva de Género significa una mirada explicativa al tipo de relaciones y comportamientos que se dan en la interacción entre mujeres y hombres, a las funciones y roles que asume cada quien en sus respectivos núcleos de convivencia, y por último, aporta una explicación a las posiciones sociales de las mujeres y de los hombres.

“En el centro de la perspectiva de género está la calidad de vida de las mujeres” (Marcela Lagarde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada